Creatividad y audacia científica de Mendeléiev

Sitio para celebrar el Año Internacional de la Tabla Periódica 2019

«Abstente de ilusiones e insiste en el trabajo, no en las palabras. Con paciencia busca la verdad divina y científica» Últimas palabras de Dmitri  Mendeléiev

Autor/ Virginia Trejo Zarate

Uno de ellos fue Dmitri Mendeléiev (1834-1907) pionero de la química quien es mundialmente conocido por haber descubierto el principio organizativo central de la química moderna o bien, lo que hoy conocemos como la tabla periódica de los elementos cuyo descubrimiento hizo posible nuestro dominio de la ciencia de las sustancias. Fue además viajero, fotógrafo y coleccionista.

La historia de la química, como disciplina, ha sido escrita por grandes pensadores e innovadores; personajes únicos cuyo carácter y atributos tales como la pasión y la perseverancia han construido, desde hace más de 300 años, una revolución en la capacidad de los químicos para entender y razonar sobre el mundo y sus respectivos cambios.

Es el 27 de enero de 1834 cuando en la antigua ciudad de Tobolsk, al sur de Siberia Occidental y al oriente de los Urales, nace el décimo séptimo y último hijo del director del gimnasio de Tobolsk. Cuando su madre intentó que ingresara a la Universidad de Moscú, fue rechazado, por ser provinciano. La madre persistió y logró su admisión, tres años después, fue en el Instituto Pedagógico Principal en San Petersburgo donde a los veinte años produjo sus primeros trabajos científicos. En 1855 recibió la Medalla de Oro al terminar sus estudios.

En 1868, Mendeléiev empezó a escribir los Fundamentos de la química (o Principios de Química) en el que reúne sus vastos conocimientos, experiencias pedagógicas y concepciones acerca de la industria, ciencia y sociedad.

En 1871 aparece su artículo “La ley periódica para los elementos químicos”. Para llegar a ella Mendeleiev parte de la existencia de una ley única y universal. Éste es según su propia confesión, el secreto de su acierto. El problema consistía en que todos se abocaban sólo a las semejanzas entre los elementos, dejando de lado los elementos desemejantes.

En 1894, Mendeleiev fue elegido miembro de la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo, por su aportación a las bellas artes, como pintor y crítico de arte.

Viajó mucho por Rusia y se familiarizó con la industria, la agricultura y sus enormes recursos potenciales. En Rusia se le recuerda como el creador de la moderna Industria del petróleo en el área del Mar Negro.

Mendeleiev emprendió su última batalla y su último viaje a la edad de 73 años, el 20 de enero de 1907, a causa de una gripe que se complicó, mientras escuchaba una lectura del Viaje al Polo Norte, de Julio Verne.

Su obra está registrada en sus libros y en los más de 262 artículos publicados y sus extraordinarios méritos. Su creatividad y audacia científica al predecir la existencia de nuevos elementos se vieron reconocidos y exaltados cuando, en 1955, un grupo de investigadores encabezados por Glen T. Seaborg obtuvieron artificialmente el elemento 101 y lo nombraron Mendelevio.

REFERENCIAS

  • Mlodinow Leonard.(2016).Las lagartijas no se hacen preguntas.Barcelona.Editorial Planeta.